La base de un negocio exitoso es dar al cliente lo que pide; sin embargo, no siempre es fácil conocer sus necesidades, deseos o intereses.

La base de un negocio exitoso (aunque suene cliché) es dar al cliente lo que pide; sin embargo, no siempre es fácil conocer sus necesidades, deseos o intereses.

Para ello, los datos juegan un papel clave, ya que son el punto de partida para desarrollar estrategias que hagan más competitivas a las empresas en términos de generar un mercado más amplio, más fiel, con mayores ventas y, por ende, con mayor porcentaje de ganancias. En otras palabras, los datos permiten que una empresa se adapte al cliente de tal manera que éste no quiera buscar a la competencia.

Este sueño de tener clientes fieles, que siempre tengan una gran satisfacción y que incluso se conviertan en embajadores de tu marca, es posible mediante un minucioso y extenso análisis de datos.

Los datos te permiten conocer a profundidad a tus clientes. No se trata sólo de segmentar por grupos de edad, sexo o preferencia de productos; sino en hacer perfiles bien definidos que te permitan saber quiénes son tus verdaderos consumidores potenciales, qué les gusta y disgusta de tu marca, en dónde compran, por qué, cuándo, sus métodos preferidos de pago, qué aspectos cambiarían de tu empresa, entre muchos otros.

Todo esto es oro puro para tu negocio si sabes interpretarlo, ya que los datos se transforman en algo más que números: se convierten en inteligencia de datos, convirtiéndose en un punto clave para que tu empresa crezca.

¿De dónde consigo los datos?

Los datos propios se han convertido en algo primordial para las empresas. La mejor forma de recopilar los datos es con ayuda de la tecnología. De este modo se obtiene información con mayor facilidad, mayor alcance, velocidad, y puedes gestionar modelos estratégicos más integrales.

Generarlos hoy en día es sencillo y accesible para cualquier negocio, debido a la incorporación de nuevas herramientas tecnológicas que utilizan Inteligencia Artificial, como los chatbots. Estos asistentes virtuales funcionan con base en los datos, y con ellos no sólo mejoran la calidad y precisión de sus respuestas, sino que también ayudan a conocer a los clientes, ya que interactúan directamente con ellos.

Las nuevas herramientas también tienen entre sus funciones la incorporación de datos, de tal manera que logran interpretaciones muy acertadas del modelo de estudio, en este caso el cliente. Además te permiten cambiar variables para definir estrategias en casos de crisis, como la que vivimos actualmente a causa de la pandemia.

Estas estrategias te ayudan a prevenir posibles escenarios complicados y a determinar cuál es la mejor forma de afrontarlos. Una buena práctica es hacer micrositios apoyados por chatbots y herramientas de Inteligencia Artificial, para realizar registros, análisis y encuestas para identificar patrones de conducta y las necesidades de los usuarios. Esto ayudará a tener acceso a reportes mucho más especializados, lo cual ayudará a tener un mejor enfoque en las campañas tradicionales y de marketing digital.

Conocer quiénes son tus clientes tiene un valor muy significativo para tu empresa, no sólo para mejorar tus planes de marketing y producción; también te permite canalizar mejor tus esfuerzos en áreas prioritarias como la retención de clientes. Según una investigación realizada por Frederick Reichheld de Bain & Company, si una empresa aumenta su tasa de retención de clientes en un 5 por ciento, podría obtener un incremento en sus ganancias de entre 25 por ciento a 95 por ciento.

Entender a cabalidad al cliente puede determinar la vida o muerte de tu empresa, o al menos su crecimiento en los próximos años. Por ello, tener de aliado a los números siempre es mejor para que tomes decisiones basadas en sustentos reales, y no en estrategias vagas que terminarán en pocos o nulos resultados.

Hoy por hoy, cada decisión que tomes en tu empresa puede tener consecuencias a gran escala, debido a las complejidades del entorno y a la competencia global existente. Lo que hace a la mejor estrategia es que esté bien sustentada y que pueda adaptarse a los cambios del contexto o inclusive preverlos siempre en beneficio de los clientes y de tu negocio.