Resumen de la Pastilla de Formación brindada por Fernando Zerboni

Nunca tuvimos más herramientas. Nunca supimos tanto en términos conceptuales. Pero hay una realidad, y es que está desconectado lo que en teoría sabemos con lo que verdaderamente aplicamos.

Las empresas todavía no actualizaron su pensamiento sobre el marketing, y a su vez hay algo que también nos juega en contra: “todos hacen marketing”. Entonces, ¿qué puede pensar la gente sobre esta profesión? Hoy en día, el común de la gente la relaciona con productos señuelos, con promesas y engaños, considerando su función sinónimo de interrupción o spam.

Esta falta de credibilidad, que nos aleja del negocio, tuvo como consecuencia que con el tiempo nos fueran sacando de la mesa chica, es decir que ya no formamos parte de esas áreas consideradas imprescindibles dentro de las empresas.

Sin embargo, hoy en día podemos asegurar que no todo está perdido. Es momento de re posicionar nuestro nombre y nuestra función. La digitalización está generando una nueva revolución del trabajo. Y marketing tendría que estar lidiando el proceso de este cambio. Debemos saber aprovechar la oportunidad que nos dan los cambios digitales de volver a tener nuestro lugar en esa mesa estratégica de las organizaciones.

Todos sabemos que los sistemas comerciales están en evolución por la disponibilidad de nuevas herramientas digitales, sin embargo, a las organizaciones les cuesta mucho la adopción y la explotación de estas herramientas. Intentan hacer cosas distintas pero no cambian los sistemas. No puede haber un único modelo para cualquier objetivo. Eso es un grave error. Todavía se cree que es cuestión de fuerzas, de insistir en lo mismo, pero con esa ideología no se avanza. Cambió la tecnología pero no cambiaron las estrategias. Aunque suene obvio, no está claro dentro de las empresas, por ejemplo, es un error creer que se puede desarrollar el e-commerce sin tener marketing digital, y así podemos extender esta teoría a todo.

Esta es la oportunidad del marketing, de conocer más el negocio, entender los cambios que trae la tecnología y liderar el cambio. Encontrar y procesar flujos de datos, entender las situaciones de consumo y hacer llegar propuestas de valor personalizadas, respetando la privacidad y la decisión de los consumidores, desarrollando nuevas formas de conversar. Hay que volver al conocimiento personal. Hoy la empresa que te entiende y te conoce es la que se “roba” todos los clientes.

El mundo digital evolucionó y debemos adaptar nuestras estrategias a esto.

nota

Digitalización es usar la inteligencia. Si no hacemos que las empresas empiecen a trabajar con datos, no vamos a avanzar. No se puede avanzar sin manejar el ecosistema.

El cambio empieza metiendo datos en los procesos. Pero la gran barrera de las empresas es no saber cuántos datos utilizar ni qué hacer con ellos, o qué tecnología emplear. Por eso, el encargado de llevar adelante esto es un buen profesional del marketing 3.0, quien debe saber manejar toda la información que hay disponible, debe ser un verdadero experto en consumidores y colaboradores, y debe desarrollar relaciones basadas en valor y en co-creación.

Los procesos de transformación digital de las empresas no fracasan por cuestiones tecnológicas, sino hacen por dos motivos: o por mal diseño de la estrategia (no se define lo que se va hacer, cuales son los objetivos, no se conoce a los actores que lo llevarán adelante, etc) o por mala implementación (problemas culturales); o por ambos.-

Entonces, la clave está en que se necesitan personas de marketing menos “magos” y más sistemáticos; mejores medidores, más “jugadores de red” y menos marketineros… ¿Estamos dispuestos entonces los profesionales del marketing aprovechar esta oportunidad digital para recuperar la silla en la mesa chica?

 

Por Sofía Goldenberg, Asistente de Comunicación amdia.