En las últimas semanas ha crecido el ruido acerca de los NFTs o TNFs en español, al venderse la obra del artista digital Beeple en 6.6 millones de dólares, y el primer Tweet del dueño de Twitter, Jack Dorsey, en 2.9 millones de dólares; pero ¿sabes en realidad que son los NFTs y cómo se relacionan con el marketing?

Empecemos por el principio. NFT significa Non Fungible Tokens que traducido al español sería: “Tokens No Fungibles” y se que la mayoría me dirá que se quedó en las mismas, ¿qué rayos es eso de Fungible y que son los Tokens?

Bueno hablemos de los bienes fungibles como podría ser un billete de 20 pesos. Si tu y yo intercambiamos billetes de 20 pesos, en realidad nos dará lo mismo, ya que en ese momento siguen teniendo ambos billetes una misma denominación y un valor de 20 pesos, lo que lo convierte en fungibles, ya que se pueden reemplazar uno por otro sin modificar su valor en el intercambio como sucede también con los productos elaborados en serie.

Por el otro lado, un bien NO fungible, es algo que en el intercambio no va a haber nada semejante y que es único, lo que va modificando su valor con el tiempo, continuando con el ejemplo anterior si yo me gasto ese mismo billete de 20 pesos, entonces lo transformé en un bien fungible ya que no lo intercambié por otro billete, sino por cosas o bienes que en ese momento valían 20, pero que con el paso del tiempo, esa adquisición se podrá deteriorar o incrementar su valor como sucede en el caso de una casa.

Asimismo, Token, se refiere al activo digital desarrollado en una plataforma blockchain muy segura, que permite llevar un registro de todas las transacciones y trazabilidad de quienes han poseído esa cadena de bloques y sobre la cual también funcionan las criptomonedas como el Bitcoin. Sin embargo, las criptomonedas son fungibles y los tokens no.

En resumen, un NFT o token no fungible, es un activo digital que posee información única que permite asignarle de forma segura una representación de algo, físico o intangible e irrepetible como una imagen, un audio, un meme o hasta un tuit.

Al ser los NFT un tipo de archivo único e irrepetible, se va a diferenciar de los otros archivos digitales (que se pueden copiar fácilmente) y va a resolver en gran medida el problema de regalías y piratería que padecen tantas industrias como lo son la música y el arte. En pocas palabras, sería como el cuadro de Girasoles de Van Gogh, todos podemos tener una representación gráfica de este en nuestras casas o computadoras, pero la obra original solo hay una. Y aún y cuando una computadora pudiera pintar a la perfección un cuadro idéntico, todos sabemos que el cuadro original esta resguardado en Ámsterdam, Holanda, en el Museo de Van Gogh y no existe ningún otro como él. Además, otra ventaja de los NFTs es que contribuirán a reconocer los derechos de autor y al pago de regalías ya que se podrían programar para que cada vez que sea revendido un NFT el autor original reciba una comisión por esa venta. Incluso no será extraño en el futuro ver acciones de empresas, credenciales de identificación personales o títulos universitarios, representados en este formato.

Aún y cuando la existencia de los NFTs se remontan a noviembre de 2017 con unos gatitos denominados CryptoKitties (mezcla entre tamagochis y pokemones digitales) ha sido hasta ahora a principios de 2021 que ganaron relevancia por las cifras estratosféricas que han alcanzado en su valor de transacción.

La relevancia entonces para el marketing de los NFTs radica ahora en aprovechar esta burbuja, para posicionar y dar a conocer cosas tangibles o intangibles, como únicas e irrepetibles para que los consumidores se adueñen de pedazos de historia como lo ha empezado a hacer la NBA vendiendo pequeños clips de sus partidos a través de NFTs.  Y que tendrán un gran futuro en el mediano y largo plazo así que aprovechen a subirse a este nueva tendencia que pronto explotará en su uso.

Fuente: www.forbes.com.mx